La Zamarrilla; Hierba cuquera, mejorana, poleo, tomillo macho o té de piedra

Aunque su nombre científico es Teucrium polium, su acepción más popular de zamarilla altamisa, hierba cuquera, mejorana, osuna, poleo, tomillo macho, té de piedra, etc, esta planta es una pequeña herbácea del género Teucrium, nativa del Medio Oriente y el Mediterráneo, que apenas alcanza una altura de 45 cm.

Se la puede encontrar en los prados secos, praderas y cualquier lugar donde no existan muchos árboles, mezcladas con otros matorrales.

Fisionomía de la planta Zamarrilla

Es una planta que se suele confundir fácilmente con otras especies, toda la fisionomía de la planta está cubierta de una pubescencia bastante espesa, de color blanca verde o amarillenta, que en ocasiones se torna dorada, con bastante fragancia y realmente muy vistosa.

Teucrium polium

Posee varios tallos erguidos, con hojas opuestas de peciolos muy cortos del mismo color de los tallos, y de forma oblonga con incisiones en los bordes, se presentan planas o enrolladas, y con un sabor algo amargo.

Durante la primavera y verano, a partir del mes de mayo, surgen sus sumidades floridas terminales, con flores blanquecinas o rosadas, reunidas en el extremo de los tallos, casi redondas, con un pequeño cáliz de cinco dientes, corola blanca y (en ocasiones rojizas), que carecen de labio superior y tiene cinco labios inferiores, el sabor amargo de las flores es más intensos que el de las hojas.

Zamarilla altamisa, hierba cuquera o mejorana

Propiedades medicinales de la Zamarrilla

El Teucrium polium, además de sus propiedades medicinales, es usado como condimento en la elaboración de diferentes platos, y para la fabricación de bebidas espirituosas, su recolección se lleva a efecto en la época de su máxima floración, que es cuando posee su mayor riqueza en los componentes y principios activos que de ella se utilizan, se recogen las flores y hojas, que se someten a un proceso de secado a una temperatura no muy alta para preservar estos elementos químicos.

A esta pequeña planta se le considera, en primer lugar, como tónica y estimulante, y en su composición también destaca pequeñas cantidades de aceites esenciales, esteroles, terpenos, flavonoides e iridoides, así como otras sustancias.

La artemisa también es un tónico nervioso, diurético y estimulante digestivo. Puede ser una bebida antes de la cena que calienta y estimula el estómago para relajarse antes de la cena y prevenir la flatulencia y la hinchazón. La artemisa se puede disfrutar como infusión o en tintura.

También fue muy utilizada para calmar los dolores crónico (debidos al reumatismo), como diurético y, como ya ocurre con la ruda, para ayudar a forzar la menstruación e incluso, en algunos momentos, llego a formar parte del grupo de remedios casi mágicos entre la población de algunos lugares.

Propiedades mágicas de la Zamarrilla

La artemisa es una hierba que estimula el flujo, abre canales en los sistemas del cuerpo y en nuestros cuerpos energéticos.

Su energía lunar nos alienta en transiciones suaves a través de ciclos físicos de menstruación, menopausia y digestión; también nos anima a fluir a través de los tipos de transiciones en la vida en las que necesitamos abrir espacio para que fluya nueva bondad y experiencia. La liberación es natural y conduce a la expansión.

Nicholas Culpeper, un herbolario del siglo XVI, nos dice que la artemisa está regida por Venus.

Sin embargo, no es necesariamente el romance, sino el amor propio lo que realmente fomenta la artemisa. Esta es la sabiduría del divino femenino: una suave compasión por nosotros mismos mientras, a veces con torpeza, nos movemos por la vida.

Es de nosotros mismos de quienes necesitamos enamorarnos profundamente para conectarnos con el mundo exterior de una manera plena.

Como hierba regida por Venus, la artemisa se usa para apoyar la salud femenina en una variedad de formas. Es un estimulante uterino que puede provocar un retraso en la menstruación y ayudar con los calambres. La afinidad de la artemisa por los ciclos puede ayudar a normalizar el ciclo de una mujer y puede facilitarle la transición a la menopausia.

La artemisa se considera un tónico uterino y, por lo tanto, se puede tomar de manera segura durante largos períodos de tiempo, excepto durante el embarazo.

Prefiero usarlo como una infusión para problemas digestivos, pero también suelo tomar un poco antes de acostarme, ya que la artemisa puede provocar sueños vívidos y estimulantes.

Podemos quemar como incienso o podemos fumarla y entrar en trance, no porque sea una sustancia ilegal, sino porque te permite conectar con la magia lunar y solar (2 canales que siempre están abiertos).

Podemos mezclar con otras hierbas como gordolobo, salvia agripalma y conseguir elevar el espíritu de nuestra consciencia.

La artemisa nos ayuda a liberar nuestro ser salvaje e indómito. Alienta tanto a hombres como a mujeres a conectarse con el divino femenino interior, para abrir nuestro tercer ojo a nuestras visiones y sueños.

Una de mis formas favoritas de disfrutar la artemisa es en un baño, para aliviarnos durante una transición, para reconocer nuestra propia voz y necesidades en medio del cambio.

poleo, tomillo macho, té de piedra

Infusión de Zamarrilla

Se prepara a partir de las flores y las hojas, dejando reposar en un litro de agua a temperatura próxima al punto de ebullición, 25 gramos de sumidades floridas y un puno de hojas secas, de esta infusión se deben suministrar tres tazas al día antes de la principales comidas.

Decocción: También es posible prepara la anterior te o infusión de «Zamarrilla altamisa», dejando la planta hervir en el agua por espacio de algunos minutos.

Sus usos caseros son como antidiarreico, tónico y estimulante.