6 Propiedades saludables del Ajo que te sorprenderán

El Ajo, asado en aceite de oliva, puede derretirse en la boca como mantequilla, mientras que está picado y crudo, puede tener un sabor picante y sabroso.

De cualquier manera, esta verdura similar a una hierba ofrece beneficios significativos, por dentro y por fuera. (¡Sin mencionar que es delicioso!)

“Es el compuesto de azufre orgánico alicina en el ajo lo que le da su olor acre y lo convierte en una adición saludable a su dieta”, según la dietista Laura Jeffers, MEd, RD, LD.

6 Propiedades saludables del Ajo que te sorprenderán

Conoce 6 formas sorprendentes en las que el ajo mejora tu salud:

  1. Aumenta la inmunidad:  ¿Quién diría que aumentar la inmunidad puede ser tan simple como comer más ajo? Según un estudio en el que participaron 41.000 mujeres de mediana edad, las que consumían habitualmente ajo, frutas y verduras tenían un 35% menos de   riesgo de cáncer de colon. Tenga en cuenta que los beneficios provienen del ajo crudo y cocido, no de los suplementos.
  2. Beneficiosa antiinflamatorios: las investigaciones han demostrado que el  aceite de ajo  funciona como antiinflamatorio. Si tiene articulaciones o músculos adoloridos e inflamados, frótelos con el aceite. La Arthritis Foundation incluso lo recomienda para ayudar a  prevenir el  daño del cartílago causado por la artritis.
  3. Mejora la salud cardiovascular: las investigaciones indican que puede tener un  impacto positivo  en las arterias y la presión arterial. Los investigadores creen que los glóbulos rojos convierten el azufre del ajo en gas sulfuro de hidrógeno que expande nuestros vasos sanguíneos, lo que facilita la  regulación de la presión arterial. La buena noticia es que es posible que pueda guardar sus medicamentos para la presión arterial, así que consulte con su médico si agregar más ajo a su dieta podría ser útil para usted.
  4. Le brinda mejor cabello y piel: Los antioxidantes y las propiedades antibacterianas del ajo pueden aclarar su piel al matar las bacterias que causan el acné. Un estudio muestra que frotar ajo crudo  sobre las espinillas puede eliminarlas. Sin embargo, tenga en cuenta que podría causar una sensación de ardor en la piel. Consulte primero con su dermatólogo antes de aplicar el acné en la piel si también está usando otros productos.
  5. Protege su comida: Esas mismas  propiedades antibacterianas en el ajo fresco pueden matar las bacterias que conducen a la intoxicación alimentaria, incluidas la salmonela y la E. coli. Sin embargo, no use el ajo como sustituto de la higiene y manipulación adecuadas de los alimentos.
  6. Trate el pie de atleta: El ajo también combate los hongos. Si tiene pie de atleta, remoje sus pies en agua con ajo o frótelos con ajo crudo para atacar el hongo que causa la picazón.

Aprovéchate del ajo y descubre sus usos

¿Sabías que puedes hacer té con ajo?: Puede remojar el ajo picado en agua caliente y cubrir el sabor con miel. Sin embargo, a veces aprovechar los beneficios del ajo se vuelve un poco complicado.

Calentarlo o ponerlo en una receta puede cambiar su equilibrio de pH.

Las enzimas de la alicina necesitan unos minutos para comenzar a funcionar, así que déjelas reposar después de picarlas, triturarlas o picarlas.

Obtendrás el mayor beneficio del ajo crudo”, dicen los chefs pero, si elige cocinarlo, no lo caliente a más de 140 grados Fahrenheit. Las temperaturas más altas matan la alicina, así que agregue ajo a sus recetas cuando casi haya terminado de cocinar.

Contraindicaciones del ajo

Algunas contraindicaciones y advertencias

Los beneficios para la salud del ajo son abundantes, pero no agregue demasiado a su dieta demasiado rápido, por muy tentador que sea.

Exagerar puede causar malestar, como malestar estomacal, hinchazón, diarrea, olor corporal y mal aliento.

También puedes sentir una sensación de escozor en la piel si manipula cantidades significativas de ajo fresco y seco así que, para evitar las lesiones cutáneas inducidas por el ajo, use guantes de cocina.

En raras ocasiones, los suplementos de ajo pueden causar dolores de cabeza, fatiga, pérdida de apetito, dolores musculares, mareos y reacciones alérgicas como ataques de asma o erupciones cutáneas.

Si toma anticoagulantes, tomar un suplemento de ajo puede aumentar el efecto del medicamento, dificultando aún más la coagulación de la sangre. Asegúrese de consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento de ajo.