Aprender brujería: Entrenar la mente

Cómo aprender brujería

La herramienta más importante en brujería no es el athame ni la varita, no es el caldero ni las hierbas, ni siquiera es el libro o el hechizo. libro o el hechizo, la herramienta más importante de la brujería es la mente.

Hay muchas definiciones de brujería, pero la que más me gusta es que es un arte espiritual arraigado firmemente en la psicología y la naturaleza. Implica a la psicología, porque requiere que tengas control sobre la mente: la capacidad de concentrarte, de entrar en diferentes estados de conciencia, de visualizar, de crear esencialmente una profecía de autocumplimiento, mediante un lavado de cerebro positivo, deliberado (porque la creencia no sólo de que lograrás tu objetivo, sino de que en algún nivel, es esencial).Utilizar la naturaleza -que incluye aprender y trabajar con cosas como hierbas, raíces, cristales, etc.- requiere conocimientos. Trabajar con la energía -es decir, aprender a elevar las energías naturales y dirigirlas hacia la consecución de un objetivo- requiere conocimientos, habilidad, y una disciplina mental desarrollada en las artes psíquicas. conocimiento, habilidad, y una disciplina mental desarrollada en las artes psíquicas.

aprender brujeria entrenar la mente - Aprender brujería: Entrenar la mente

Convertirse en brujo

Meditación consciente

El entrenamiento de la mente comienza con el inicio de un régimen de meditación Cuanto más sistemáticamente mantengas la rutina, más te beneficiarás de ella. Si eres completamente nuevo en la meditación, puedes empezar con sólo cinco minutos al día de concentración en tu respiración y poniendo tu conciencia en el momento. Ésta es la forma tradicional de meditación, conocida como atención plena. No necesitas forzarte a despejar tu mente; no necesitas pensar en nada, simplemente te dejas arraigar firmemente en el momento y dejas que los pensamientos pasen a la deriva, como si como si fueras un árbol a la orilla de un río que fluye. Reconoce los pensamientos cuando pasan, pero no dejes que te arrastren.

Visualización creativa

Una vez que hayas aprendido a meditar con atención, puedes pasar a la visualización. Para algunas personas, es difícil obtener una imagen mental de algo, pero la visualización no tiene por qué ser realmente visual. Si lo prefieres, puedes centrarte en una emoción, una sensación física, un sonido, un aroma o lo que te funcione. La clave de la visualización en magia es poder experimentar los resultados esperados de tu hechizo de alguna manera en tu mente– para llevar tu mente a ese lugar en el que tienes tu objetivo.

Por ejemplo, si tu hechizo es para la prosperidad financiera, puedes visualizar una imagen real de dinero en tu cartera, o simplemente ver el color verde (o el oro, o lo que sea que asocies con la riqueza). Si eres más empático que visual, podrías conjurar y retener la emoción que sentirías si tuvieras el dinero que necesitas (alegría? Alivio?). Si eres más auditivo que visual, puedes imaginar el sonido de tu voz contando tu dinero, o pagando tus facturas. Si eres una persona más cinestésica (táctil) persona, puedes intentar retener el recuerdo de cómo se siente el dinero en tus manos, o quizás la sensación de algo que asocies con la riqueza, como la sensación de las sábanas de satén en la piel o el sabor de la langosta y el champán en la lengua. Quizás tu sentido más fuerte sea el olfativo,. sentido más fuerte es el olfativo, y el olor evoca la experiencia sensorial más poderosa: el olor del dinero, o del mejor perfume que’has olido jamás, o quizás algo terroso como el pachulí te indica prosperidad.

Trae la tranquilidad a tu vida

Encuesta para brujas

Prueba esta meditación guiada!

Elevar las vibraciones

Uno de los pasos más difíciles del entrenamiento mental para la Brujería es perfeccionar tu conciencia psíquica. Concretamente, necesitas llegar a un punto en el que seas capaz de sentir la energía para poder empezar a manipularla y dirigirla. Ser capaz de alcanzar un estado meditativo te ayudará a elevar tus Otro factor importante para elevar tus vibraciones es mantener tus pensamientos positivos. Lo creas o no, los pensamientos negativos son como un ancla que te arrastra a una frecuencia vibratoria más baja frecuencia vibratoria. Cuanto más te permitas caer en patrones de pensamiento negativos, más baja será tu frecuencia. Odiar al mundo, odiarte a ti mismo, decirte a ti mismo que no puedes hacerlo, quejarte de todo el mundo, culpar de los problemas a todo, ser discutiendo, juzgando, peleando con la gente- todo esto hace que tus vibraciones bajen hasta un punto en el que será difícil sentir la energía, y mucho menos controlarla.

Conecta con algo más grande